Te interesa

Seguridad y normas de comportamiento - Instrucciones en caso de accidente o anormalidad


Instrucciones para el caso de producirse un accidente o una anormalidad tanto en el transporte de viajeros como en el transporte escolar y de menores. 

  • Incidente o anormalidad que supone una avería mecánica, pinchazo o reventón de neumático o de otro tipo similar.
Para el caso de un transporte de viajeros en general, incluso jubilados o alumnos, si el incidente se puede resolver por el mismo conductor, los viajeros procurarán no descender del vehículo, y en el caso de que lo hicieran, deberán permanecer fuera de la calzada y alejados del lugar donde el conductor se halle resolviendo la incidencia con el fin de evitarles posibles riesgos a sus personas, procediendo siempre a atender las indicaciones del conductor.
  En el caso de que no se pueda resolver la avería por el conductor y deba transbordarse a los viajeros a otro autobús, se procederá a realizar esta operación con el debido orden siguiendo las instrucciones del conductor que facilitará a los viajeros su equipaje, sin que los viajeros penetren en el compartimento de equipajes.
  En el vehículo que sustituya al averiado ocuparán, en lo posible, el mismo asiento que ocupaban en el averiado.
  Para el caso de un transporte de escolares o de menores la actuación será similar a la anterior, pero con la intervención del acompañante que tomará a su cargo el mantenimiento del orden siguiendo las instrucciones del conductor.
 
  • Bloqueo de puertas y evacuación por ventanas de socorro o trampillas de evacuación.
En un transporte de viajeros en general se procederá a la evacuación por las ventanas de socorro mediante la rotura de los vidrios de seguridad, con el martillo rompecristales de que irá dotado el vehículo.  Los viajeros seguirán en todo momento las instrucciones del conductor hasta la total evacuación del vehículo.
  En el caso de que el vehículo esté dotado de trampillas de evacuación, estas trampillas serán de tipo deslizante o proyectables para poder ser utilizadas, dado que las trampillas con bisagras no se pueden utilizar para evacuación. En un transporte de escolares o de menores la actuación será similar, pero contando con la colaboración del acompañante, y bien el conductor o el acompañante será el primero en salir por la ventana de socorro con el fin de recoger los escolares que hayan quedado en el interior del vehículo y ayudarlos a salir por la ventana de socorro. No es aconsejable, en este caso, la utilización de trampillas de evacuación a menos que se cuente con otras personas adultas que ayuden a la evacuación.
  En el caso de que se precise ayuda se procederá a contactar bien con la base del autobús o bien por teléfono móvil con cualquier de los tres Centros de Emergencias de Protección Civil, mediante la utilización del número 112.
  • Incendio de motor o de otras partes del vehículo y evacuación, bien por puertas de acceso, puertas de socorro, ventanas de socorro o trampillas de evacuación.
En un transporte de viajeros en general, en primer lugar, se deberá intentar sofocar el incendio con los sistemas de extinción existentes a bordo del vehículo y, en caso de que no sea posible, se procederá a solicitar ayuda bien por medio de radio con la base del vehículo bien por medio de teléfono móvil, para que se solicite auxilio al teléfono 112 de Protección Civil.
  Para el caso de que se precise desalojar a los viajeros del vehículo se utilizarán todas las puertas de acceso y de socorro disponibles y, en caso de no poderse utilizar éstas, se realizará la evacuación bien por las ventanas de socorro, mediante la rotura del cristal de seguridad con el martillo rompecristales, bien por las trampillas de evacuación.  
Los viajeros atenderán, en todo momento, a las indicaciones del conductor.
  En un transporte de escolares u ocasional de menores se procederá de igual modo, pero en este caso se procederá a atender también las instrucciones del acompañante que actuará, en todo caso, a las órdenes del conductor.
  • Choque frontal, lateral o alcance y evacuación.
En un transporte de viajeros en general en el caso de que el conductor no haya quedado herido o inconsciente, se procederá a la evacuación del vehículo siguiendo sus instrucciones bien por puertas de acceso o auxilio bien por ventanas de socorro, mediante rotura de los cristales de seguridad con el martillo rompecristales o por las trampillas de evacuación.
  No obstante, lo primero que procederá hacer es solicitar auxilio por radio o por teléfono móvil contactando con la base del autobús o con el teléfono 112 de Protección Civil.
  Para las operaciones de evacuación se seguirán siempre las instrucciones del conductor.
  En el caso de que el conductor se hallase herido o inconsciente, se procederá a evacuar el vehículo, con el debido orden, por los accesos disponibles y más adecuados al efecto, por el resto de los viajeros.
  En caso de que hubiese algún herido se procederá a su rescate mediante el personal de bomberos, guardia civil o policía siguiendo las instrucciones del personal sanitario, procurando entretanto su inmovilización en evitación de no empeorar sus heridas.
  En el caso de un transporte escolar se actuará de igual modo, pero con la colaboración del acompañante, si no está herido o inconsciente, teniendo en cuenta que éste siempre deberá actuar a las órdenes del conductor.
  Si se hubiese producido un incendio, se procederá a sofocarlo con los sistemas de extinción existentes a bordo del vehículo.
  • Vuelco parcial o total del vehículo y evacuación.
En el caso de un transporte de viajeros en general, se procederá a solicitar auxilio mediante comunicación a la base del autobús o al teléfono 112 de Protección Civil y, si el conductor no ha quedado herido o inconsciente, se procederá a la evacuación del vehículo siguiendo sus instrucciones, por las salidas normales o de socorro que se encuentren practicables a este efecto.
  En caso de haberse producido un incendio, se procederá a sofocar éste utilizando los sistemas de extinción existentes a bordo del autobús.
  En el caso de que el conductor se hallase herido o inconsciente, se procederá a evacuar el autobús, con el debido orden, por las salidas disponibles y más adecuadas, por el resto de los viajeros.
  En el caso de que hubiese algún herido, se procederá a su rescate mediante el personal de bomberos, guardia civil o policía siguiendo las instrucciones del personal sanitario, procurando entretanto su inmovilización con el fin de no empeorar sus heridas.
  En el caso de un transporte escolar, se actuará de igual modo, pero con la colaboración del acompañante, si no está herido o inconsciente, y teniendo en cuenta que éste siempre deberá actuar a las órdenes del conductor.
  • Caída al agua y evacuación.
Tanto en el caso de un transporte de viajeros en general como de escolares, se procederá a la evacuación del autobús por los puntos disponibles y adecuados siempre que el vehículo no se halle totalmente sumergido.
  Se seguirán siempre las instrucciones del conductor, a quien apoyará el acompañante siguiendo estas instrucciones.
  En primer lugar, y si es posible, se solicitará auxilio bien por radio bien por teléfono móvil a Protección Civil número 112.
  En el caso de que el vehículo haya quedado totalmente sumergido se procederá a efectuar la evacuación por los puntos adecuados y disponibles y una vez la presión interior y exterior del agua quede igualada.
  • Caso de que un viajero se haga daño y quede herido o bien se ponga enfermo.
En el caso de que se trate de un transporte de viajeros o de escolares, y un viajero se haga daño y quede herido, se utilizará l botiquín que a tal efecto existe en el autobús; si es un escolar, lo atenderá el acompañante.
  En caso de que un viajero o escolar se ponga repentinamente enfermo, se solicitará auxilio al teléfono 112 de Protección Civil o bien se le trasladará con urgencia a un centro médico, tratándose de un escolar será atendido siempre por el acompañante.