Los usuarios y usuarias de Metrovalencia han utilizado más de 16 millones de tarjetas sin contacto desde su puesta en marcha en 2009

12/02/2019
Los usuarios y usuarias de Metrovalencia han utilizado más de 16 millones de tarjetas sin contacto desde su puesta en marcha en 2009

Los usuarios y usuarias de Metrovalencia han utilizado más de 16,3 millones de tarjetas Mobilis, desde su puesta en funcionamiento el 1 de enero de 2009. Diez años después de este cambio tecnológico que permitió sustituir los tradicionales títulos de papel y cartón, la tarjeta sin contacto está plenamente integrada en la red de transporte autonómica.

Estas tarjetas sin contacto que sirven de soporte de los diferentes títulos de transporte en vigor han sido distribuidas junto con Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) por la hoy Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, a través de la actual Autoritat de Transport Metropolità de València (ATMV).

Este tipo de soporte, en plástico o cartón, funciona por proximidad, de forma que, acercando el título al lector, se abren de manera inmediata las puertas de acceso a las estaciones. En estos diez años, los 16.3 millones de tarjetas sin contacto distribuidas han permitido acumular más de 600 millones de viajes. Del total de tarjetas más de 15,9 millones son anónimas y el resto, unas trescientas mil, son personalizadas.

Con anterioridad a Metrovalencia, FGV puso en servicio en la línea del TRAM d'Alacant entre Puerta del Mar y El Campello, el 1 de abril de 2007, este sistema de tarjeta sin contacto que sirvió para sustituir los bonos tradicionales de la zona TAM.

La tarjeta sin contacto tiene su origen en el proyecto de peaje A>punT, desarrollado por la entonces denominada Entidad de Transporte Metropolitano (ETM) y cuyas competencias han sido asumidas por la Autoritat de Transport Metropolità de València (ATMV). Su introducción constituyó un notable avance hacia la integración de los operadores de transporte público de personas de la Comunitat Valenciana.

Los títulos que utilizan esta tecnología son los multiviajes utilizados en el metro y tranvía: Tuin, bonometros, tarjetas de abono temporal y abonos de transporte. Por su parte la ATMV incorpora los títulos de coordinación válidos en todos los operadores del área metropolitana de València entre los que destacan el Abono Transporte y los Bono Transbordo de zonas A y AB.

Próximas mejoras

Recientemente, esta tecnología se está renovando al modelo de tarjeta Móbilis Plus que, entre otras ventajas, permite ser leída y recargada con la mayoría de teléfonos móviles que incorporan la tecnología NFC mejorando considerablemente la comodidad y facilidades ofrecidas por el sistema.

Con la puesta en marcha de la ATMV y en coherencia con las propuestas detalladas del Plan Básico de Movilidad, se seguirá avanzando y trabajando en la integración del sistema tarifario metropolitano, con el objetivo de simplificar los desplazamientos de los usuarios, potenciar el uso del transporte público y avanzar en la imagen de una red de transporte metropolitana.

Uno de los grandes retos del área metropolitana es sin duda que los diferentes sistemas se integren bajo una sola tarjeta que permita su uso en todos los modos de transporte, gestionada bajo la ATMV y en base a un sistema informático coordinado entre los diferentes operadores de todos los modos de transporte público, existente y futuros, incluyendo la posibilidad de pago de otros modos públicos no colectivos.

Proceso de implantación

En 2005, FGV comenzó a tramitar los expedientes para la renovación de la infraestructura y los sistemas de la red de Metrovalencia con la preparación del pliego de condiciones técnicas del proyecto denominado 'A>PunT', que incluyó la renovación de 237 máquinas de autoventa, 451 pasos y canceladoras, 80 equipos de consulta para viajeros, 120 equipos portátiles de intervención, 85 terminales de venta al público (taquillas) y varias aplicaciones y equipos informáticos.

El presupuesto destinado, entre 2005 y 2009, ascendió a 22,2 millones de euros. De esta cantidad, la infraestructura en sí sumó 21 millones; los sistemas de información 500.000 euros; los procesos y la campaña promocionales 200.000 euros y el stock de soportes los 500.000 euros restantes.

Coincidiendo con su puesta en marcha, FGV puso en circulación 900.000 tarjetas de cartón y 81.000 soportes de plástico.

Además, en paralelo y de forma coordinada en aquel momento por la eTM, se actualizaron los sistemas de validación del resto de operadores de transporte y se pusieron en servicio más de mil puntos de venta adicionales en estancos, quioscos, y otros establecimientos autorizados en todos los municipios del área metropolitana de València

Ventajas de la tarjeta Mobilis

La implantación del sistema de tarjeta sin contacto tiene múltiples ventajas en su aplicación, en relación al mayor control por parte de FGV del uso que el cliente hace de la oferta de transporte a su disposición que, en definitiva, permiten al operador aplicar medidas que facilitan el uso del sistema y mejoren la oferta de títulos de transportes gracias al procesamiento de la información que se puede recoger del sistema de peaje.

Otras ventajas son la mayor velocidad de cancelación y por tanto incremento de la velocidad comercial, mejor fiabilidad, menor deterioro de los soportes, y una disminución de los costes de mantenimiento de las máquinas de peaje, al no incorporar estas elementos mecánicos.

Estos sistemas de peaje avanzados permiten también alcanzar una gran mejora en la calidad del servicio, ya que los nuevos títulos posibilitan su recarga a modo de tarjeta de débito, contribuyendo así a hacer más atractivo el uso del transporte público colectivo.

Estos soportes solo requieren ser acercados al validador, que es capaz de leerla incluso sin sacarla de la cartera o el bolso, con lo que se elimina el riesgo de atasco que existe con el resto de tipos de tarjeta. Basta situarla a una distancia de aproximadamente 5 centímetros de las canceladoras del autobús, metro o tranvía para validar el viaje, y un sonido indica que la validación se ha realizado correctamente.

Entre las múltiples ventajas que este nuevo sistema aporta a los usuarios destacan las relacionadas con su aplicación como monedero electrónico a través de la tarjeta TuiN, que permite recargar la tarjeta cuantas veces sean necesarias sin necesidad de revalidarla. Para recargarla el usuario puede dirigirse a estancos, máquinas adaptadas, cajeros automáticos, o a través de la web.

Arxius relacionats